• NOTICIAS CHUBUT

COMODORO: Intensifican el monitoreo del cerro Chenque ante un eventual desprendimiento

Tras la caída de varias rocas del cerro Chenque causado por las lluvias de la semana pasada, se intensificaron las acciones de control y los estudios para evaluar el estado actual del cerro ante el riesgo de derrumbe. En este marco, se instaló un tráiler para que profesionales monitoreen la situación y evitar cualquier riesgo a la población.

Las fuertes precipitaciones del lunes y martes de la semana anterior provocaron la caída de casi 140 milímetros en poco más de 24 horas, récord histórico exceptuando la catástrofe de 2017. Este episodio provocó el desprendimiento de rocas de gran tamaño del Cerro Chenque, sobre Ruta Nacional N° 3, y desde entonces se redujo la calzada a una mano para la circulación de vehículos.


A su vez, desde el domingo último se montó un operativo por parte de Vialidad Nacional para monitorear la ladera este del Cerro Chenque. En este sentido, se instaló una casilla donde hay una guardia de 24 horas de especialistas, geólogos del municipio y de la Universidad para realizar un trabajo de monitoreo.


El geólogo de turno en diálogo con Crónica manifestó que el trabajo se basa en un seguimiento visual desde el tráiler y a su vez se realiza un monitoreo aéreo dos veces al día con drones. Se trata de “un trabajo que necesita ser planificado” dijo, y agregó que “los especialistas a cargo se van rotando cada 7 u 8 horas, por lo que hay una guardia las 24 horas al día”, y afirmó que próximamente pondrían reflectores para facilitar el monitoreo nocturno.


Teniendo en cuenta esto, la idea es poder hacer un relevamiento para determinar las características de las fracturas en base a las fuertes lluvias que desataron el episodio. “El agua es el peor enemigo en estos casos, ya que la lluvia se infiltra en las fracturas y eso es lo que le da peso a la tierra, para luego derrumbarse”, dijo.


Vale destacar que el trabajo de investigación “Comodoro y la catástrofe de 2017” indica en su capítulo 16, que el cerro presenta pendientes elevadas compuestas por estratos subhorizontales de rocas blandas, “donde predominan areniscas y arcilitas, estas últimas de mayor conflictividad frente a la estabilidad de las laderas, dada su mayor plasticidad, alteración y fracturamiento”.



En este sentido, el casco céntrico de la ciudad se desarrolló sobre un sector costero “acotado fuertemente por el faldeo sur del cerro Chenque, y asumiendo un grado de peligrosidad elevado frente a los procesos de remoción de las laderas, como son deslizamientos, caída de bloques y depósitos de flujos de fango al pie durante las tormentas”, menciona el informe realizado en el año 2019.


Desde ese entonces, los geólogos e investigadores, Hirtz, Barleta y Paredes -autores del capítulo- indican que el faldeo norte, donde se encuentra la Ruta Nacional N° 3, “muestra actualmente una peligrosidad muy elevada, y está afectada por procesos similares a los mencionados para el faldeo sur. Adicionalmente, presenta aspectos de menor calidad y estabilidad del macizo rocoso, mayores pendientes y erosión marina activa en su base”.


Es así que actualmente, mediante las medidas de acción y operativos llevados a cabo se espera el estudio a raíz de los relevamientos de los profesionales, para determinar un plan de acción.

Monitoreo. Frente a la zona del cerro de donde se desprendieron rocas y cayeron hacia la ruta, se instaló una casilla donde hay una guardia de 24 horas de especialistas, geólogos del municipio y de la Universidad para realizar un trabajo de monitoreo.



“Usar los caminos alternativos ayuda a descomprimir bastante el tránsito que circula por este sector”


Mientras tanto, continúa la calzada reducida en Ruta Nacional Nº3 para asegurar la zona, ante un eventual desprendimiento. Luis Mendoza, director de Tránsito, aseguró a Crónica que “mantenemos una sola mano en el lugar afectado durante las 24 horas y estamos viendo la posibilidad de que sea lo menos complicado posible”.


En relación a las horas pico, mencionó que “los conductores ya van viendo, conociendo toda la problemática por lo que se ha notado que han tomado los caminos alternativos”.


Agregó que “eso es bueno por una parte, porque usar el camino alternativo como el Roque González o el Centenario, ayuda a descomprimir bastante el tránsito que circula por este sector”.


A su vez, el personal de Tránsito cuenta con el acompañamiento y colaboración de Gendarmería Nacional “que nos ayuda con el tema de los camiones y carga pesada”.


Por último, respecto al tiempo estimado que permanecerá la calzada reducida dijo que “nosotros estamos supeditados a los informes que hagan las personas que son idóneas en la materia y que están trabajando con el tema del cerro. De acuerdo a lo que ellos dicen nosotros tratamos de dar nuestro apoyo con el tránsito”, finalizó.

0 visualizaciones0 comentarios