• NOTICIAS CHUBUT

Declararon al policía Peñaloza autor de amenaza, abuso de arma y lesiones

El efectivo que en 2020 tiroteó a sus compañeros y al comisario de la villa Florentino Ameghino.

En horas de esta mañana se desarrolló una audiencia de lectura de veredicto en sala de la cámara penal ubicada en sexto piso de tribunales, tras haberse desarrollado el juicio oral en la causa donde se investigaron los hechos en que se acusó al empleado policial Leandro Martín Peñaloza por lo ocurrido en el dique Florentino Ameghino el 30 de agosto de 2020.


El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general Arnaldo Maza y la funcionaria de fiscalía Mariana Millapi, la defensa fue ejercida por Custodio Gómez y el tribunal integrado por Marcos Nápoli, Carolina Marín y Gustavo Castro.


En su veredicto, que leyó el presidente Nápoli, el tribunal resolvió declarar autor penal y materialmente responsable a Leandro Martín Peñaloza de los delitos de amenaza simple en concurso real con abuso de arma, dos hechos en concurso ideal y en concurso real por lesiones leves agravadas por el uso de arma de fuego, artículos 149 bis, primer párrafo, 104, 89, 41 bis, 54, 55 y 45 del código penal.


Para el tribunal se acreditaron los mencionados delitos que bajan ostensiblemente la calificación esgrimida por la fiscalía, por lo cuál el defensor solicitó el cese de la medida de coerción que llevaba adelante Peñaloza, consistente en el arresto domiciliario, a lo que la fiscalía no puso objeciones.


En consecuencia, el cuerpo colegiado dispuso la libertad de Leandro Martín Peñaloza, a la vez que comunicó la realización de la cesura de pena en base a los delitos por los cuales se lo declara culpable, el próximo lunes 26 de septiembre a las 9 en la misma sala de la cámara penal de tribunales, momento en que las partes deberán exponer acerca de la pretensión punitiva correspondiente.


EL CASO

El 30 de agosto de 2020, a las 22:45, el Cabo 1° Leonardo Martín Peñaloza le escribió por WhatsApp a su compañera de trabajo en la Comisaría Distrito Dique Florentino Ameghino una serie de mensajes, en tono amistoso, como tratando de entablar una conversación con ella. La agente contestó con desinterés, hasta que le recrimina estar abusando de una confianza que no existía entre ambos, momento en el cual Peñaloza comienza a desubicarse, acosándola.


Harta de esta situación, la Agente le indicó por mensaje a Peñaloza que se había cansado y que iba a poner en conocimiento del Jefe, Comisario Calfuquir, toda esta situación. Así va junto hasta la casa del Comisario Eduardo Calfuquir, le comenta lo sucedido y le reproduce los audios en donde Peñaloza incluso la amenaza.


Es entonces que el Comisario Calfuquir, decide recibirle la denuncia a la empleada policial, y dispone que otro empleado de la dependencia, el Cabo 1° Julio Jaramillo se apersone como consigna en las inmediaciones de la vivienda de Mondo, que estaba en la dependencia. Asimismo, llama al servicio al Suboficial Mayor Enrique Curaqueo, que estaba franco de servicio, para que haga patrullaje en la localidad, y para que si observaba a Peñaloza le avisara inmediatamente.


Jaramillo se fue hasta la vivienda de la víctima y escuchó ruido de vidrios rotos provenientes de la casa desocupada del empleado policial Acosta. Se acercó y observó que dos ventanas rotas y a Peñaloza, quien le apuntó al rostro con un arma de fuego.

Jaramillo se resguardó, y solicitó apoyo. Llegaron en su auxilio Curaqueo que estaba de recorrida, y Calfuquir, quien estaba en la Comisaría recibiendo la denuncia. Los tres empleados policiales intentaron hacerlo deponer su actitud y finalizar el conflicto, pero lejos de hacer caso a lo que le ordenaba su superior y sus compañeros, Peñaloza efectuó tres disparos con su arma al suelo.


Continuaron intentando que Peñaloza se calmara, pero en ese momento el agresor intentó salir de la vivienda por la ventana, armado, disparando cuanto menos en tres oportunidades contra ellos, al tiempo en que le decía a su Jefe “Vos te creés que te tengo miedo?” y le efectuó un disparo directo que lo lesiona en el hombro derecho. Ante ello, Calfuquir le devolvió el fuego disparando contra Peñaloza pero sin darle en el cuerpo, y siendo imposible lograr la reducción por otra vía, Calfuquir ordenaóa sus empleados que lo neutralizaran, siendo así que Jaramillo logró darle un disparo en la pierna, pudiendo solo de esta manera neutralizarlo y aprehenderlo.

3 visualizaciones0 comentarios