• NOTICIAS CHUBUT

El “reacomodamiento” de precios tiene a verduras y carnes como protagonistas

En el marco de una inflación que sigue sosteniendo los altos índices de aumento mes a mes, son varios los productos de primera necesidad que encabezan el “reacomodamiento” de costos que se observa en las góndolas y que cada vez se hacen más difíciles de adquirir por una familia tipo.

Pese a que los salarios patagónicos se ubican entre los más altos del país, de acuerdo a informes oficiales y de diversas encuestadoras, la “clase media” sigue reduciendo sus niveles de ingreso o de capacidad de compra en la zona, ya que solo son algunos rubros laborales los que, salarialmente, acompañan la inflación creciente o al menos logran sostener el nivel social en el escalón anterior al de “pobreza”.


Lo que iguala nacionalmente son los aumentos que se registran en determinados productos los que, ya sea por una situación estacional o de transporte, elevan mensualmente su valor y complica la posibilidad de consumo a una familia tradicional. Entre ellos, se ubican las verduras, las frutas y la carne -en toda su variedad de cortes-, productos que varían en sus costos más de una vez al mes.


Esa situación vuelve a instalar en el consumidor la búsqueda de precios dentro de los comercios de la ciudad, y/o el cambio de calidad de productos lo que -en determinados rubros- aumenta el consumo popular de segundas marcas.

En lo que hace a diferencia de precios, es notorio los valores distintos de un mismo producto -ya sea en alimentos, ropas o repuestos de automóviles, entre otros- que pueden conseguirse en el mismo ejido municipal, precio diferencial que puede ser más notorio si se solicita a comercios foráneos, aun cargando los costos del transporte.

Cabe destacar que dentro de un aumento nacional que ubicó a la inflación de junio en un 5,3%, los alimentos que aumentaron en mayor proporción fueron los fideos secos, verduras y frutas -especialmente lechuga, tomate, papas y zapallo- con incrementos de entre un 20 y un 37,8 por ciento, y el pollo o los cortes de carne vacuna con aumentos que varían entre un 2 y un 6% y que, al menos en Comodoro Rivadavia, prácticamente hace desaparecer el valor de un kilo de carne por debajo de los 1.000 pesos.






2 visualizaciones0 comentarios