• NOTICIAS CHUBUT

Unos 80.000 turistas quedaron varados en una ciudad turística china por un rebrote de Covid-19

El balneario de Sanya, en la isla de Hainan, sigue confinado por tercer día consecutivo e impone restricciones a sus habitantes y visitantes.

Las autoridades del balneario turístico de Sanya, en la isla china de Hainan, impusieron restricciones y confinamiento por un continuo aumento de casos positivos, que vivió una explosión repentina el viernes, pasando de 24 casos confirmados a 127 en apenas una jornada.


Hasta el mediodía de este lunes, la provincia había registrado 1.042 casos confirmados y 465 infecciones asintomáticas, después de que el 1 de agosto empezaran a reportarse casos confirmados en la ciudad costera de Sanya, su principal atractivo turístico. Y hasta las 7:00 del lunes, Hainan había designado 250 áreas como de alto riesgo y 145 como de riesgo medio.


Todo ello que se tradujo en la cancelación de todos los vuelos y los billetes de tren para salir de la ciudad.


Los turistas que quieran abandonar la zona deberán dar negativo en cinco pruebas PCR en un margen de siete días, según las autoridades.


En el aeropuerto de la ciudad, cientos de personas intentaron infructuosamente conseguir vuelos para volver a sus hogares, muchas de ellas preocupadas por retrasar la escolarización de sus hijos. Otros turistas se han quejado de que el costo de quedarse más tiempo es excesivo.

Por ello, a instancias de las autoridades los hoteles han tenido que reducir a la mitad los precios para sus huéspedes durante el confinamiento ante la ingente cantidad de visitantes que se quedaron varados en Sanya.


Sin embargo, según informan varios medios locales, algunos turistas mostraron su malestar al ver que sus tarifas aumentaron hasta en cuatro veces.


Diversos hoteles y casas de hospedaje aclaraban que esto es culpa de los intermediarios y que ellos solo podían modificar el precio en sus páginas web.


Una familia de 13 integrantes se quejó en Weibo, el equivalente chino de la censurada Twitter, que la extensión de su estancia en un reconocido hotel de Sanya les costaría 180.000 yuanes (26.613 dólares, 26.136 euros).


China mantiene una estricta política de tolerancia cero contra el coronavirus que le ha permitido imponerse ante diversos brotes desde el inicio de la pandemia mediante confinamientos, test masivos o el cierre casi total de sus fronteras.


Aunque la llegada de la variante Ómicron puso en jaque esa estrategia, Pekín insiste en que seguirá empleándola ante cualquier rebrote que pueda surgir.


La información oficial Una fuerza especial de trabajo fue establecida para resolver los problemas que enfrentan los más de 80.000 turistas que se encuentran varados, informó la agencia Xinhua.


La ciudad también solicitó a los hoteles que ofrezcan un descuento del 50 por ciento para los huéspedes que no pueden movilizarse.


Los médicos están trabajando las 24 horas en los sitios de pruebas de ácido nucleico dispuestos en toda la ciudad.


Wei Dixia, una jefe enfermera del Hospital Popular de Sanya, comentó que el sitio de pruebas en su hospital abre 24 horas al día y toma muestras diarias de unas 4.000 personas.


El proceso de detección se ha hecho más eficiente, con resultados que se emiten entre seis y ocho horas después de realizar la prueba, explicó Wei.


Un total de 33 hoteles con más de 6.900 habitaciones se han designado como sitios de cuarentena para los contactos estrechos y subestrechos de los casos de COVID-19, de acuerdo con Ji Duanrong, secretario general del gobierno municipal de Sanya.


El sábado, Sanya designó 168 zonas de alto riesgo y 67 zonas de riesgo medio por Covid-19, en tanto que la ciudad también estableció una fuerza especial de trabajo para garantizar los suministros de alimentos y las necesidades de los residentes que viven bajo gestión cerrada, detalló Ji.


Un ejército de voluntarios acudió en ayuda Más de 8.500 personas provenientes de 18 provincias de China fueron enviadas a la isla de Hainan, en el sur del país, para apoyar su lucha contra el último rebrote de Covid-19, informó este lunes el centro provincial de prevención y control de esa enfermedad.


El centro provincial de prevención y control de Covid-19 manifestó que el personal llegado desde fuera participará en la investigación y la supervisión epidemiológicas, el muestreo de ácido nucleico, el tratamiento médico y las pruebas de ácido nucleico.


Al mismo tiempo, equipos con una capacidad diaria de detección de 1,15 millones de tubos de muestras de ácido nucleico ya llegaron a la provincia, completó Xinhua. (NA)

0 visualizaciones0 comentarios